Yebrail Haddad Linero

Yebrail Haddad Linero

Nativo de Ocaña. Es Abogado y Magister en Derecho de la Universidad Externado de Colombia. Se ha desempeñado como profesor universitario, asesor del Consejo Nacional Electoral, Director de Procesos Judiciales y Administrativos de la Gobernación de Cundinamarca, Personero y Alcalde de Ocaña, Director del Sistema Nacional de Bienestar Familiar y Asesor de Gobernabilidad para la Paz del Programa de Naciones Unidas.
462 views

NACIONALISMOS, POPULISMOS Y EXTREMISMOS: LOS RIESGOS DE LA DEMOCRACIA

Por, Yebrail Haddad  De especial interés resulta ser el auge de las manifestaciones políticas e ideológicas que representan...

1561 views

DECIME LINDITA

¿Quién sos vos dulce cocota madura, idílica quimera lluvia de verano, anhelada primavera o bella criatura de Dios?...

7281 views

DE LA ECONOMÍA EN BLANCO Y NEGRO A LA ECONOMÍA DE COLORES

Por, Yebrail Haddad  Últimamente, tratándose de emitir opiniones en foros públicos, me ha tocado como cuando se tienen...

1498 views

EL QUE PAGA POR LA PECA Y EL QUE PECA POR LA PAGA

Por, Yod En días pasados un amigo me envío una frase que había acuñado sobre una situación que...

994 views

ESTO SOLO LO LEERA LA ABUELA DE MI AMIGO

Por,  Neil Alexi Jácome En estos días en que el bloguero toma la decisión de reabrir su bitácora...

1149 views

LOS GITANOS QUE CONOCÍ

No te guíes por mi fama, soy más honrado de lo que supones Por,  Jorge Carrascal Pérez Era...

3526 views

EL CÍRCULO

Por, Yebrail Haddad  Asistí a ver la película El Círculo (The Circle, por su nombre en inglés) sin...

3206 views

UN REFERENDO, A PROPÓSITO DEL JUICIO A CRISTO

Por, Yebrail Haddad  El oscurantismo estuvo marcado por una confusión y mezcla indeterminable de moral y derecho. El...

2442 views

EL HOMBRE QUE COME GATOS – 2

Por, Yebrail Haddad El reconocimiento de los animales como sintientes, esto es sujetos de derechos, tiene razón de...

2452 views

EL HOMBRE QUE COME GATOS – I

Por, Yebrail Haddad Este título no corresponde a una de las obras de teatro del absurdo, que bien...